lunes, noviembre 20, 2017
Portada > Opinión > Estamos tontos?

Estamos tontos?

Bandera de España

Los medios de comunicación nos dan noticias al día, pero todavía no nos están informando de que Cataluña nos pertenece, Siiiii, nos pertenece.

Mis abuelos nos contaron que España allá por los años 30 era una aldea gigante, incluida Cataluña.
Destacaré algunos de los hitos críticos de industrialización ocurridos en Cataluña y que llevaron a esta Comunidad a ser la fábrica de España. Esto se consiguió gracias al carácter emprendedor de muchos empresarios catalanes y la laboriosidad de sus gentes, pero sobre todo por la apuesta decidida del Estado Español. No se trata de recriminar por qué se dieron más posibilidades a Cataluña para la industrialización frente a otras regiones, sino de ser conscientes de que se eligió a la parte de España que se consideró más idónea y que geográficamente tenía una buena posición.
A Cataluña se  le dió la oportunidad de liderar industrias básicas o mecánicas porque era una buena elección para España. El problema surge cuando aparece la deslealtad y un grupo de políticos pretende que, alcanzado un alto nivel de industrialización, se puede optar a la secesión de España sin tener en cuenta ni las leyes, ni que Cataluña es  el resultado de la interrelación con España a lo largo de los siglos.

Tras el desastre de la guerra civil la industria nacional quedó prácticamente destruida. El régimen dictatorial de Franco  al que todo el mundo  daba la espalda, pretendió crear una potente industria propia que substituyera las importaciones. La creación del INI (Instituto Nacional de Industria) tenía esa finalidad.

Industria del automóvil: En 1950 se constituyó la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT). Se fundó con una participación del INI del 51%, de la banca española del 42% y de la empresa italiana FIAT del 7% como socio tecnológico. Se eligió la provincia de Barcelona para su instalación. Se podía haber elegido otra ubicación, pero no se hizo.  La instalación de SEAT impulsó decididamente el desarrollo tecnológico e industrial en Cataluña. La producción de vehículos creció rápidamente desde los 31.073 de 1960 a los 328.806 de 1975. A pesar de que se fueron creando otra industrias (FASA Renault,Citroen Hispania,…), SEAT controlaba en 1960 el 77,20% del mercado nacional y en 1975 todavía el 47%.
Esta gran crecimiento de la industria automovilística en general y de SEAT en particular se debió a los fuertes aranceles aplicados a los vehículos fabricados fuera de España. No fue hasta 1990 que se liberalizó la entrada de vehículos extranjeros. En ese momento se cumplió el sueño de muchos españoles de tener acceso a un coche de importación. Hasta esa fecha los españoles nos vimos obligados a comprar coches fabricados en territorio nacional por lo que contribuímos activamente al sostenimiento y desarrollo de las fábricas de coches nacionales, incluyendo SEAT.

Industria Petroquímica: Las bases de la industria petroquímica de España se sentaron en 1963 al decidirse la construcción de los dos primeros complejos petroquímicos el de Tarragona y el de Puertollano. De nuevo fue el Gobierno Español el que decidió asentar en Cataluña las bases para una industria fundamental para el conjunto del Estado . La expansión continuó con la decisión del Consejo de Ministros de 14 de marzo de 1971 de instalar en Tarragona la Refinería de Petróleos que fue  inaugurada en 1976 por los reyes de España. Cataluña se consolidó en el tiempo generando prácticamente el 50% del total de la producción química nacional, extendiéndose las ramificaciones hacia Tortosa, Martorell…

Podríamos citar otros ejemplos de industrias establecidas en Cataluña que se beneficiaron del proteccionismo del estado para actuar sobre el mercado español como propio: farmacéuticas, motocicletas, electrodomésticos, fibras,…pero sería extender demasiado el artículo.

Yo quiero dejar constancia que como españoles nos sentimos orgullosos del desarrollo industrial de Cataluña. Sobre todo porque también es obra nuestra por haber sufragados crecimiento industrial, la memoria se nos está atrofiando, es patrimonio común y un grupo de españoles pretendan decidir sobre lo que es de todos.

España apostó en el siglo XX (también en el XIX) por industrializar Cataluña. Y lo hizo porque es una parte de España.
(M.F. Candal)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *